martes, 8 de octubre de 2013

TUS PIERNAS SABES COMO CUIDARLAS ..?

No existen los milagros: hay que combinar dieta balanceada con ejercicios.


La forma y salud de las piernas están determinadas por la genética y las actividades que en la infancia formaron músculo o acumularon una cantidad de grasa indeseada. Además, la alimentación, los trastornos circulatorios u hormonales, entre otros factores, contribuyen a esta estructura personal.



Las piernas se componen de músculo, piel y tejido adiposo sobre la base de una estructura ósea; si estos componentes se hallan en proporciones adecuadas, la pierna luce estilizada. Trabajos sedentarios, alimentación chatarra y factores que disminuyen la buena circulación junto con el cigarrillo y el café, favorecen la mala irrigación de la grasa y la formación de la antiestética celulitis. 


Una pierna deseable se forma y se mantiene con actividad física regular, más dieta balanceada, pero no estricta. Una hora de actividad aeróbica realizada de tres a cuatro veces por semana mantiene el tejido graso en su lugar. Las caminatas, la bicicleta, la natación, el elíptico y el escalador son ejercicios aconsejables que no producen rebote sobre las articulaciones y ayudan a mantener el peso. Al trabajar con resistencia (complemento) la masa muscular aumenta el tono, y disminuye la flaccidez, así la pierna se transforma. Este trabajo muscular, sobre todo a nivel de los gemelos, mejora el retorno vascular, aumenta la irrigación de la grasa y mejora la celulitis. 



La sensación de piernas cansadas o pesadas tiene que ver con alteraciones o enlentecimiento del retorno venoso y la formación de edema (líquido en el tejido). El uso de medias de descanso o de várices reduce en un 100% las molestias circulatorias. La aplicación de cremas a base de cafeína favorece la degradación de grasa y mejora la celulitis. 

Translate

Entradas populares

Archivo del blog